Criados guachos y en bandadas, su ración diaria consta de la mezcla de leche de descarte y algún suplemento concentrado. Al crecer un poco nomás, pasan de la estaca y el balde al piquete. Dan ahí un salto cualitativo en libertad de movimiento, quien sabe, tal vez lo vean con agradecimiento, como un ascenso. Ahora…


Etiquetas: